PRESENTACIÓN

Es cierto que el año 2018 no ha sido fácil para la ingeniería nacional y extranjera en nuestro país. La caída del puente Chirajara en enero, la emergencia por el derrumbe del túnel de desviación en el Proyecto Hidroeléctrico de Ituango a finales de abril, la controversia sobre el Puente atirantado Hisgaura que presenta un desalineamiento vertical evidente en su losa cuyo recibo a diciembre aún no ha sido aprobado, y el reciente accidente constructivo que causó la muerte de cinco trabajadores en el Puente La Pala en la vía Bogotá – Villavicencio.

A pesar de lo anterior, desde la Sociedad Colombiana de Ingenieros no compartimos la generalización que se ha pretendido hacer sobre una crisis de nuestra ingeniería, o una incompetencia para que ella pueda diseñar y construir las grandes obras de infraestructura que el país requiere.

Sin embargo, asumimos nuestra obligación de sugerir correctivos para que eventos lamentables como los mencionados no sean recurrentes, y para ello mantenemos abierto el debate sobre sus causas y las acciones técnicas, normativas y contractuales que deban implementarse para ello.

El debate incluye la necesidad de revisar el alcance técnico y las herramientas de control y seguimiento que deban realizar las interventorías sobre los contratos de concesión, la maduración efectiva de los proyectos de obra pública con diseños a fase III que reduzcan la incertidumbre en su alcance físico, plazo y costo, así como una adecuada planeación de los proyectos y su proceso de contratación, incluyendo una adecuada presupuestación. Pero también incluye el autocontrol, el control gremial, ciudadano y disciplinario, procurando que la profesión se ejerza con la máxima responsabilidad, privilegiando la seguridad y funcionalidad de las obras por sobre cualquier consideración de índole económica, privilegiando el interés de la comunidad sobre intereses particulares: es decir, el ejercicio ético de la profesión.

Pero tenemos que reconocer que el país está en obra, particularmente en lo que hace a infraestructura de transporte. Y que son muchos más los proyectos exitosos que los fallidos. Y que hay muchos ingenieros, a lo largo y ancho del país que enorgullecen y enaltecen nuestra profesión.

Desafortunadamente las buenas noticias no son noticia. Por ello, es obligación de la Sociedad Colombiana de Ingenieros hacer visibles a los ingenieros que se destacan por sus ejecutorias, y divulgar sus obras. El propósito de esta convocatoria nacional a presentar postulaciones para los Premios a la Ingeniería Nacional, versión 2019, es identificarlos, reconocerlos y celebrarlos. Por ello esperamos el concurso de las entidades públicas, universidades, académicos, gremios de la ingeniería, empresas de ingeniería e ingenieros individuales, para que presenten candidaturas que respondan a las más altas calidades de nuestra profesión.

Los reconocimientos se entregarán el 29 de mayo de 2019, día nacional del Ingeniero Colombiano, durante la ceremonia de celebración de los 132 años de existencia de la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

Argelino J. Durán Ariza
Presidente
Sociedad Colombiana de Ingenieros

Revisa aquí los requisitos para postularte en alguna de las 10 categorías

Fecha limite 29 de marzo de 2019