Mayor eficiencia energética, menos costes. En la Universidad de Rice se han propuesto lograr la cuadratura del círculo en lo que a producción de hidrógeno con energía solar se refiere. Y al menos según los datos que acaban de desgranar en un artículo publicado en Nature, en el que presumen de haber alcanzado un nivel de conversión «récord», no les ha ido nada mal en el empeño. Su objetivo: facilitar la apuesta por el hidrógeno verde, pieza crucial en el tablero energético del futuro y en cuya producción España aspira a desempeñar un papel destacado.

De ahí que el logro de Rice haya generado expectación.

¿Cuál es la novedad? Que un equipo de investigadores de la Universidad de Rice, con sede en Houston, Texas, acaba de presentar un nuevo dispositivo que —reivindican sus creadores— es capaz de producir hidrógeno mediante energía solar ofreciendo un nivel de «eficiencia récord» y «sin precedentes». Su trabajo lo han detallado en la revista Nature Communications y deja de entrada un dato tan interesante como prometedor: una eficiencia de conversión del 20,8%.

Otra de las grandes ventajas que reivindican desde la Universidad de Rice es el bajo coste del semiconductor que incorpora su dispositivo, lo que esperan que facilite su implantación. «Es una primicia en un campo que ha estado dominado históricamente por semiconductores prohibitivamente caros y puede representar una vía hacia la viabilidad comercial de este tipo de dispositivos por primera vez en la historia», reflexiona Austin Fehr, uno de los autores del estudio de Nature.

e

Fotorreactor desarrollado por el equipo de Rice.

¿Y cómo es el dispositivo? Para entender sus resultados hay que conocer dos de sus grandes peculiaridades: la combinación de electrocatalizadores y perovskita de haluro, nombre que recibe el subconjunto de perovskitas orgánicas-inorgánicas híbridas que contienen iones de haluros, como yoduro o bromuro, y destacan por su enorme potencial para convertir la luz solar en electricidad. Los científicos las descubrieron hace ya algunos años, pero siguen mirándolas como «uno de los materiales más prometedores» para dispositivos solares y emisores de luz.