Por su parte, la constructora del proyecto defendió la estabilidad y seguridad de la obra.

Una fotografía en la que se observan unas fisuras que tendría el puente Hisgaura en la parte inferior de las losas, prendió de nuevo las alarmas en la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SIC) que recomendó al Fondo de Adaptación no recibir el puente hasta que se realicen estudios adicionales.

“La semana pasada fueron citados por el Invías a una reunión para mirar una información y la primera sorpresa que les alarmó fue que les mostraron unas fotos tomadas por la parte de abajo del puente en donde es evidente la fisuración de la losa”, manifestó el presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Argelino Durán.

De acuerdo con Durán, el contratista habría restringido el acceso a información sobre las pruebas de carga efectuadas en la estructura luego de que se descubrieran las ondulaciones. “Específicamente se pidió que se suministrara el diseño de la prueba de carga y los resultados de la misma para corroborar que los resultados estaban acordes con lo que se esperaba. Ese documento no le fue entregado a nuestros expertos”; aseguró.

Durante la mesa de trabajo que se llevó a cabo el 1 de marzo, se concluyó que, además de comprobar que el diseño de la prueba de carga y los resultados no estuvieron a disposición del Invías y de la SCI, no se ha realizado una modelación estructural de cómo quedó el puente para verificar la respuesta del mismo, actividad recomendada por la sociedad.

Ante esto, el lunes 4 de marzo, la Sociedad envío una carta al Invías en la que expresó su preocupación por la situación actual del puente. “Consideramos urgente interrumpir de inmediato la tarea que se adelanta en la actualidad, consistente en la colocación de los faldones laterales o imposta metálica propuesta para el ocultamiento de las deformaciones en los bordes laterales del tablero”, señala la misiva.

De igual manera, en la carta la SCI advierte que “debido a la geometría que presenta el puente y al estado de agrietamiento se hace necesario un estudio patológico y el levantamiento geométrico detallado de la situación actual del puente, que incluya además de la fisuración, las deformaciones longitudinales y torsionales de las vigas laterales, la cual deberá compararse con la geometría original del diseño”.

Dicho estudio, según Durán, determinaría la profundidad que tiene la fisura del puente y hasta donde llega, teniendo en cuenta que esto puede afectar su capacidad estructural y su durabilidad.

Al respecto, la constructora del proyecto, Sacyr, emitió un comunicado en el que asegura que “está absolutamente convencido que la estabilidad de la estructura y seguridad del puente Hisgaura, no está en duda. Esto quedó demostrado a través de los resultados de las pruebas de carga realizadas en diciembre”.

Con relación a la advertencia emitida por la SCI, la constructora señaló que el puente “fue diseñado por la empresa Pedelta Colombia de reconocido prestigio cuyos profesionales forman parte de la Sociedad Colombiana de Ingenieros” y agregó que “continuará con los cauces del debido proceso que se está llevando a cabo con el Fondo de Adaptación y el Invías para la recepción y puesta en funcionamiento del Puente Hisgaura ubicado en la vía Curos – Málaga en el departamento de Santander

A finales del 2018, los habitantes de los municipios aledaños al puente, alertaron de las ondulaciones que tenía la estructura en los laterales, hecho que generó polémica por unas posibles fallas estructurales en el puente. Sin embargo, el contratista informó que se encontraba en perfectas condiciones.

Para diciembre, el puente pasó las pruebas de carga, una estática y la otra dinámica, soportando 14 volquetas (7 cargadas con 32 toneladas y 7 con 28), luego de esto el Invías le manifestó al Fondo de Adaptación su preocupación la vida útil del puente.

Fuente: Portafolio