Hoy en Colombia, las personas se están dando cuenta que los campesinos existen, que sin ellos moriríamos de hambre, muchos quieren ahora regresar al campo, pues allí hay comida y se sienten más seguros. Además, empezamos a tener cambios, miramos con desconfianza al de al lado, es una situación que durará años; estamos entendiendo que si no somos solidarios nos afectamos todos, pues para los virus no hay estratos sociales, frente a ellos todos somos iguales.