En la actualidad hay personas que ven las obras de ingeniería como una amenaza, y se olvidan que precisamente el desarrollo de las civilizaciones y su sostenibilidad ha sido en gran parte sustentado por las obras de ingeniería; obras que trascienden generaciones, obras que han permitido controlar las amenazas medioambientales, obras que han permitido crear ciudades, obras que permiten la relación armónica de los seres humanos, la obtención de su sustento, el bienestar y las relaciones con el entorno.