Sociedad de Ingenieros desmiente inminente colapso de Hidroituango. Se reanudaron trabajos en la represa. Asobancaria afirmó que créditos de la hidroeléctrica están asegurados. EPM reitera que siempre será pública.

El ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, reveló que si llega a colapsar Hidroituango el caudal del río Cauca tendría un caudal de 263 mil metros cúbicos por segundo (m3/s) y comparó esa cifra con el fenómeno de La Niña de 2010, que tuvo 4.700 metros cúbicos por segundo y, sin embargo, causó todo el desastre que se conoció.

“El peor escenario es el fallo de la presa, una ruptura o desplome, y se prevé, se ha calculado que se pudiese tener un caudal cercano a los 263.000 metros cúbicos por segundo”, dijo.

Agregó el ministro que «en épocas normales, el caudal a la altura de Puerto Valdivia oscila entre 1.300 y 1.700 metros cúbicos por segundo, y puede subir en crecientes a 2.000 o 2.500 metros cúbicos por segundo. Los caudales del fenómeno de La Niña en 2010 y 2011 llegaron a 4.700 metros cúbicos por segundo».

Anotó además Murillo que «en la contingencia que tuvimos en mayo 12, ese caudal del Cauca llegó a 6.030 metros cúbicos por segundo, superando lo registrado previamente. A esa comparación nos enfrentamos, y ya se ha definido la ‘mancha azul’, que es donde se tendría impacto».

Esa ‘mancha azul’ está compuesta por las localidades en alerta roja: Valdivia, Cáceres y Tarazá; así como las de alerta naranja: Caucasia y Nechí, y las de amarilla: San Jacinto del Cauca, Guaranda, Achí, Ayapel, San Marcos, San Benito Abad, Majagual, Magangué, Caimito y Sucre.

De otro lado, la Sociedad Colombiana de Ingenieros, SCI, desmintió este miércoles un supuesto comunicado que alertaba sobre un inminente colapso de la represa de Hidroituango.

Explicó la organización que no tienen suficiente información para afirmar o negar la presunta inminencia de un colapso de la presa, por lo que este viernes se reunirán con EPM en Medellín para evaluar la situación.

Entre tanto, este miércoles se reanudaron los trabajos de la empresa tanto en la represa como en el vertedero de Hidroituango, debido a que no ha habido más movimientos de tierra en las últimas horas.

Al respecto, el vicepresidente de negocios de EPM, John Maya, señaló: «Tenemos una medición para saber cuándo evacuamos y cuándo no a nuestros 1.500 trabajadores. Este parámetro es un movimiento de 10 milímetros en una hora. Y este martes hacia las 3 de la tarde se presentaron esos movimientos, pero pararon luego de dos horas. Hoy no se han dado y por eso se toma esa decisión».

Por su parte, el presidente de Asobancaria, Santiago Castro, aseguró que hay tranquilidad en el sistema financiero con la deuda que tiene EPM en la construcción de la hidroeléctrica.

«Los créditos de Hidroituango están plenamente asegurados y creemos que lo que está pasando se verá reflejado en un tema de la salud financiera de EPM a largo plazo y no uno de no poder pagar los créditos que están plenamente cubiertos», indicó.

De igual forma, EPM señaló en un comunicado que «es y será una empresa cien por ciento pública, con vocación de servicio a la comunidad, que busca aportar a la calidad de vida de la gente y al desarrollo de las regiones en las que tiene presencia».

Y agregó en este sentido que «proponer su venta o privatización jamás ha sido considerado, ni ha estado ni estará en los planes de la administración municipal ni de nuestra junta directiva».

Sobre las eventuales enajenaciones de sus participaciones en empresas controladas y no controladas, tanto en Colombia como en el exterior, hasta por un valor de $3 billones, explica que «con esta autorización, la junta busca tener a su disposición todas las alternativas de fondeo de recursos que le permitan tomar decisiones oportunas y continuar con los planes de inversión, operación y servicio de la deuda, teniendo en cuenta los efectos que pudiera tener la contingencia en el proyecto hidroeléctrico Ituango».

Fuente: EL HERALDO